Alemania, el primer comprador mundial de vino

Noticias 23 de diciembre de 2016
Alemania continúa como primer importador mundial de vino en volumen con 1.088 millones de litros entre enero y septiembre
comprar_botella_vino

Alemania continúa como primer importador mundial de vino en volumen pese a reducir sus compras de espumosos, envasados y graneles. Sólo aumentó el gasto en vino espumoso, al subir bastante de precio.

La importancia del granel, vino de bajo coste, hace que Alemania siga muy lejos de la inversión realizada por Estados Unidos y Reino Unido, países que más gastan en vino.

Según datos del Observatorio Español del Mercado del Vino, OEMV, Entre enero y septiembre, las importaciones de vino en Alemania bajaron a 1.088 millones de litros (-5,4%) y 1.729,7 millones de euros (-3,5%).

Pese a mantener su liderazgo, pierde cuota como primer comprador mundial en volumen. En valor se mantiene como tercer país que más gasta en vino, aunque lejos de EE.UU. y Reino Unido.

Todos los vinos adquiridos por Alemania registraron caídas en volumen, y sólo creció el gasto en vino espumoso, al subir de precio más de 10%. El granel supuso el 60% del volumen total importado, si bien el envasado representó el 65% del gasto.

Italia continúa como primer proveedor de forma destacada en Alemania, cayendo menos que la media. Le siguen España en volumen y Francia en valor, ambos con descensos más acusados. La suma de los tres supuso cerca del 80% de las importaciones totales.

Alemania no sólo es un país productor, exportador e importador, sino que también es un gran consumidor de vino. En términos totales ocupa el cuarto puesto en el ranking de los principales consumidores del mundo con 20,1 Mill. de Hl en 2013, según el último informe disponible del ICEX, (lo que supone un 9% del consumo mundial), y por detrás de EEUU, Francia e Italia con un 15% (29,1 millones de Hl), Francia con un 14% (28,1 millones de Hl) e Italia con un 11% (con 21,8 millones de Hl).

En cuanto al consumo per cápita de vinos en Alemania, en 2013, se han alcanzado valores de de 21,1 I de vino tranquilo al año y 41 de espumosos.

Comparando este consumo per cápita de vino con otras bebidas se observa que ha ido creciendo lentamente en los últimos 15 años de forma estable contrario a otro tipo de bebidas alcohólicas como los destilados o la cerveza en gran retroceso en este mismo periodo.

Fuente: Vinetur