Una teoría revela que la Biblia se escribió antes de lo que se cree

Noticias 05 de enero de 2017
Nuevos estudios basados ​​en escritos sobre raciones de vino y comida para los soldados en la antigua Judá, revelan que los primeros escritos de la Biblia pueden ser mucho más antiguos de lo que se pensaba
biblia_vino

Algunos investigadores creen que los primeros referentes al origen de la Biblia podrían ser mucho más antiguos de lo que se pensaba, teniendo en cuenta nuevos estudios basados en las raciones detalladas de vino y alimentos que se entregaban a los soldados en la antigua Judá.

Numerosas vasijas de cerámica (conocidas como "ostracons"), con inscripciones que datan del 600 a. de C., han hecho pensar de nuevo a algunos historiadores y teólogos acerca de cómo era la alfabetización generalizada en el antiguo Israel y preguntarse si las primeras partes de la Biblia fueron ya escritas antes de que los babilonios destruyesen Jerusalén en el 587 a- de C.

Las traducciones muestran inscripciones en las que se incluyen órdenes dadas a un intendente de guarnición judío llamado Eliashib de distribuir vino, harina y aceite a sus tropas y a un alto comandante; e incluso garabatos de un simple soldado.

En una de ellas se lee "Para Eliashib: Y ahora, proporciona 66 litros de vino a los Kittiyim y escribe el día"; y en otra "y trae 220 litros de vino mañana; no llegues tarde. Y si hay vinagre, dáselo". La vasija con la referencia a "kittiyim" sugiere que los soldados eran griegos, probablemente mercenarios.

Estos hallazgos se descubrieron en un primer momento en el pequeño Fuerte de Arad, cerca del extremo meridional del Mar Muerto, en la década de los setenta, pero han sido objeto de nuevos estudios para determinar si las inscripciones fueron todas escritas por una sola persona o por varias.

Un equipo de investigación de la Universidad de Tel Aviv concluyó que al menos seis personas diferentes habían escrito las diferentes órdenes utilizando un programa informático que comparó y contrastó la escritura hallada en las diferentes vasijas.

El fuerte, localizado en la frontera entre el Reino de Judá y el Reino de Edom, era muy pequeño y lo guarnecía aproximadamente una treintena de hombres. Los investigadores afirman que la escritura muestra un grado de alfabetización en toda la cadena de mando que era impensable anteriormente.

Extrapolando esta tasa de alfabetización entra la población de la antigua Judá en ese tiempo, estimada alrededor de 100.000 personas, los investigadores creen que muchos cientos de personas de toda condición habrían sido alfabetizados, siendo estos suficientes para formar una reserva de escribas de los cuales podrían extraerse los autores originales del Torá y del Antiguo Testamento.

Anteriormente se había discutido que no había suficientes escribas en Judea en esa época para compilar un trabajo tan extenso coma la Biblia (principalmente los cinco libros de Moisés). Si las nuevas pruebas son ciertas es posible que los escribas ya estuviesen trabajando con ellos años antes de que Nabucodonosor destruyese Jerusalén.

Los hallazgos encontrados en excavaciones realizadas en la Explanada de las Mezquitas, hace unos años, revelaron más fragmentos de vasijas que se utilizaban como recipientes de vino; que ya se servía a los constructores del Templo de Salomón en el Siglo X a. de C.

No cabe duda de que los amantes del vino estarán totalmente intrigados con las referencias a las unidades de medida de vino halladas en estas inscripciones.

Fuente: Vinetur