10 Claves para potenciar el enoturismo

Turismo 16 de septiembre de 2016
Consejos, información y herramientas para poner en marcha el negocio de enoturismo
turismo_activo_vino

El enoturismo vende felicidad a través de las emociones, el viajero busca una experiencia totalmente diferente. Por ello la capacidad de transmitir sensaciones que emocionen, contando historias que busquen una conexión emocional es fundamental para emprender cualquier servicio enoturístico.

Pero, ¿cómo lograr el éxito en un negocio de enoturismo, más allá del binomio "visita a bodega - cata de vino"? Para solucionar este interrogante hemos preguntado a Bohedal, una bodega familiar de Rioja Alta que ha sido capaz de reinventarse en este sector en auge.

Y es que a los visitantes, además de conocer en primera persona las bodegas, el entorno y los vinos, es fundamental ofrecerles algo más, para lo cual es necesario conocer cuáles son los mejores mecanismos a nuestro alcance para impulsar el negocio del enoturismo.

1. TRANSMITE SENSACIONES

El enoturismo es la modalidad turística experiencial por excelencia. Por ello debido al carácter sensorial de este tipo de turismo, el visitante no busca un simple viaje pasivo, sino convertirlo en una experiencia única, irrepetible, invitando a participar en diferentes actividades.

Se trata de emocionar al cliente, hacerle vivir situaciones que le hagan vibrar haciéndole partícipe activo tanto de la historia del establecimiento, como del proceso productivo.

2. COMUNICA

La captación del viajero como cliente comienza desde el primer momento en que se pone en contacto con el establecimiento. En este proceso de decisión es clave la percepción que toma de nosotros por email, o cuando nos lee o interacciona con nosotros en redes sociales (importancia del community manager) o incluso si llama por teléfono para recibir información o para reservar.

3. CUENTA HISTORIAS

El enoturista quiere aprender, y para ello es necesario contarle historias. Al viajero, además del vino, le gusta adquirir un conocimiento profundo del establecimiento: su historia. Pero no vale cualquier tipo de historia, debe ser una historia emocionante. La persona o medio que transmita al visitante la historia debe hacerlo desde el plano emocional, debe hacerse uso de una gran capacidad de empatía y tener habilidades de comunicación para transmitir sensaciones.

Por todo ello, se entiende que el Enoturismo sea uno de los productos más complejos que ofrece el sector turístico, y que requiera de verdaderos especialistas en el arte de comunicar.

4. FIDELIZA

La fidelización comienza cuando el cliente está en el establecimiento o instalaciones. Es entonces cuando hay que comenzar el proceso de fidelización y orientarse a la satisfacción del cliente, concepto sobre el que gira el éxito de la experiencia y que convertirá al turista en un futuro prescriptor de la marca y su experiencia.

En esta labor es muy importante captar por todos los medios que tengamos a nuestro alcance las valoraciones de enoturista para comprender, evaluar su percepción y poder posteriormente enfocarla hacia la satisfacción.

5. PREPÁRATE PARA EL ENOTURISTA INTERNACIONAL

Es una de las asignaturas pendientes del enoturismo español. Tan sólo el 2% de los turistas internacionales que visitan España realizan enoturismo.

Es necesario adaptar las instalaciones y personal para la recepción de turistas internacionales. Asimismo la oferta turística debe adecuarse a los diferentes mercados que consumen este tipo de turismo: EEUU, Francia, Italia, Sudáfrica, Australia, Nueva Zelanda...

6. ESPECIALÍZATE Y DIFERÉNCIATE

La especialización es diferenciación. Si te especializas dentro del propio sector, tu actividad se habrá convertido en referente y reclamo para futuros visitantes, y evitarás a la competencia.

Aunque pueda parecer que esto te limite a la hora de captar clientes, la realidad demuestra todo lo contrario. Si eres el mejor en algo específico, y lo potencias, tendrás más oportunidades. Busca sobre todo diferenciación.

7. INNOVA Y BUSCA TENDENCIAS

Tanto si inicias la senda del enoturismo por necesidad, como si lo haces por oportunidad, debes pensar bien tu idea de negocio y perseguir la innovación.

Pero, ¿cómo innovar en servicios tradicionales? Analiza las tendencias. Busca tendencias de futuro que se adapten a tus instalaciones o capacidades, así como a tus servicios. Si eres capaz de interrelacionar las experiencias enoturísticas o adaptarlas a las nuevas tendencias, los visitantes desearán conocerte.

No tengas miedo a innovar, en palabras de Steve Jobs "mucha gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas", así que arriésgate a crear nuevos servicios de futuro y muéstralos, poco a poco serán demandados.

8. IDEA TU NEGOCIO

Crea una estrategia, prepara un plan, realiza números, calcula los tiempos... vas a empezar un nuevo negocio que implica nuevos ingresos pero también costes. No improvises visitas "sobre la marcha", crea un plan pormenorizado, rentable y síguelo. Busca que tu plan incluya, como vimos, una ventaja competitiva para diferenciarte y que, además, pueda ampliar tu mercado potencial (lo ideal sería al ámbito internacional).

Si necesitas ayuda pídela. Utiliza terceras empresas para gestionar directamente áreas específicas de tu negocio (asesoría, laboral, fiscal...) o bien asociarte a empresas de turismo activo que puedan gestionar directamente partes de tu servicio y enseñarte el camino, al menos al comienzo.

9. UTILIZA EL MÉTODO ASIÁTICO

Esto es, investiga y busca que ofrecen otras empresas del sector en cualquier país del mundo, encuentra las mejores firmas de enoturismo en los principales países, localiza casos concretos de éxito,... y mejora esta oferta. Sin duda, cualquier mejora que permita a las bodegas y empresas captar clientes, incrementar las ventas o reducir costes es una clara oportunidad de negocio. Tómate tu tiempo para indagar.

10. CREA MARCA

En cuanto a vinos, las bodegas son expertas en la creación de marcas, pero cuando de ofrecer servicios se trata parece que la cosa cuesta un poco más. Crea una marca para tu servicio que sintetice una idea o un concepto de enoturismo (en base a los puntos anteriores) y que te sirva como tarjeta de presentación para que la experiencia "se venda sola".

Fuente : Vinetur