Historia del vino en Argentina: de las bodegas a la mesa

Vinos 21 de agosto de 2016
La historia del vino en la Argentina se remonta a 1551 con la colonización. La importancia del riego por goteo y la innovación tecnológica como determinantes del crecimiento productivo. Mendoza y Salta, dos casos paradigmáticos.
vino16

La historia de la vitivinicultura argentina se remonta a la época de la colonización ya que el cultivo de la vid estaba relacionado con las prácticas agrícolas de los colonos españoles, y en el que caso de los romanos que lo utilizaban para purificar el agua.

Las primeras especies Vittis vinífera llegaron a mediados del siglo XVI a CuzcoPerú, de allí pasaron a Chile y a partir de 1551 fueron introducidas en la Argentina propagándose por el centro, oeste y noroeste del país. Materia prima  que fue transportada al continente americano a través de semillas que se plantan, no se siembran.

En las provincias de Mendoza y San Juan se implantaron los primeros viñedos entre 1569 y 1589, lo que dio lugar, con el transcurso del tiempo, al desarrollo de una gran industria  que transformó la sequedad de esta región, en verdes y amplios paraísos. Esta mutación de territorios que carecían de valor productivo, se originaron como consecuencia del “Riego por goteo” en el año 1990.

“Entre 1991 y 1997 la Argentina fue el país que registró el mayor ritmo de crecimiento en el volumen físico de sus exportaciones (más de 260 %) habiendo sido escoltado por Sudáfrica,Chile Estados Unidos”, señalan Eduardo Basualdo y Daniel Azpiazu en su obra “El Complejo vitivinícola argentino en los noventa: potencialidades y restricciones”.

“Para los expertos fue “La adopción de nuevas tecnologías (tanto en materia de riego como de modalidad de cultivo) fundamental para lograr una superior productividad por hectárea.”

Según un informe elaborado por el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) en la actualidad Mendoza cuenta con el 93% del total de vinos argentinos y por su parte Salta cuenta sólo con el 1% del terreno nacional, sin embargo, esta última obtiene uno de los vinos de mayor calidad.

El secreto para elaborar un producto de categoría, según afirmó Daniel López Roca, director del sitio web ArgentineWines.com es bajar la producción de las uvas en los viñedos, con el objetivo de alcanzar una mayor concentración, con una menor cantidad de uvas por planta. “Mientras más piel por kilo, más color y sabor”, explicó Daniel López Roca durante una clase magistral con cata dirigida de vinos de la Ruta 40 que brindó en el marco de la sexta edición del Seminario Cronicas Ruteras: La 40 que se dicta en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata.

Fuente: latitud2000.com