Cata a ciegas, con amigos.

Diccionario del vino 09 de agosto de 2016
Si compartís con tus amistades la pasión por los vinos, te proponemos un programa para que los sorprendas: organizar una degustación a ciegas.
bonvivir-2245936w620

Si nunca participaste de una degustación a ciegas, seguro la idea te parezca tentadora, pero si ya tenés experiencia sabés que a tus amigos les va a fascinar. Sólo debés tomar nota de los consejos a continuación, prepararte para pasarla súper!

Haremos de cuenta que el grupo de "catadores" es principiante y posiblemente ésta sea su primera experiencia, por lo tanto:Qué es una degustación de vinos a "ciegas"?


Podemos decir que es la técnica ideal para probar un vino en forma objetiva sin dejarnos influenciar por la etiqueta. Es una práctica que aplican tanto profesionales de la cata como quienes están dando sus primeros pasos en el mundo del vino.
Para que una degustación a ciegas sea posible, alguien deberá encargarse de enfundar cada botella y ocultar el nombre del vino, de aquí el término "a ciegas". Para cubrir las botellas se suelen utilizar bolsas de tela oscura o papel. Recién sabremos qué nos han servido en la copa una vez finalizada la degustación. 
De este modo, durante el tiempo que dediquemos al vino, sólo haremos caso a nuestros sentidos hasta llegar a una conclusión libre de subjetividades o gustos personales.

Por lo tanto, para que nuestra cata a ciegas tenga éxito, algún integrante del grupo deberá asumir el rol de organizador del "panel de cata". Esta persona se encargará de elegir los vinos, ordenarlos para el servicio y enfundarlos.

Dónde puedo realizar una cata?
Siempre es posible realizar una degustación de estas características en casa, sólo necesitamos un espacio para que cada catador pueda ubicarse cómodo. Si no contamos con un lugar amplio siempre podremos reducir la cantidad de catadores.
Es muy importante que el lugar esté libre de aromas invasivos que puedan alterar las características organolépticas del vino.

Qué elementos necesito?
Es ideal contar con los elementos del siguiente listado para que la degustación sea lo más parecida a una experiencia profesional. Pero si así no fuera, tratemos de reemplazarlo por el más parecido que tengamos en casa. Luego, si la idea del panel de cata prospera, se podrán conseguir las herramientas faltantes.

Fuente : Bonvivir
- Sacacorchos: es obvio que si no contamos con este compañero inseparable de los sommeliers será imposible comenzar la degustación. Aquí la recomendación es tener algún modelo de fácil manipulación que nos facilite la apertura y minimice el riesgo de romper el corcho.
- Copas: la recomendación es tener copas de cristal y si son las estandarizadas de degustación mejor aún, de lo contrario utilizaremos las que tenemos en casa.
- Vaso de agua para cada catador: este elemento no es indispensable pero para quienes estén debutando va a ser de mucha ayuda alternar un vaso de agua con cada sorbo.
- Base o fondo blanco: es vital contar con una hoja en blanco o una servilleta de este color para poder analizar los colores del vino.
- Fichas de cata y lápiz: el objetivo principal de la degustación es que cada catador lleve un registro de sus impresiones y luego las comparta con el resto del panel. Las fichas de cata deben tener un espacio donde completar los datos del vino una vez descubierta la botella y lugar para describir cómo vimos el vino, qué aromas encontramos y cómo se comportó en el paladar. También es bueno dejar unos renglones para apuntar conclusiones y comentarios.
- Pan o galletitas: cualquier producto que consumamos junto al vino podrá alterar sus características por lo tanto cualquier acompañamiento durante la degustación deberá ser neutro con aromas y sabores no muy invasivos.
- Recipientes donde escupir el vino: quizás parezca un tanto desagradale ver a una persona escupir el vino, pero es la única forma para degustar varias etiquetas sin que el alcohol se suba a la cabeza, además los atributos y virtudes de un vino en boca pueden disfrutarse sin necesidad de tragarlo. Si bien la propuesta es divertirnos con amigos, de este modo aquellos no tan amantes de las bebidas podrán participar.
- Los vinos: por cada botella podrán obtener hasta 18 medidas de degustación generosas, por lo tanto atentos con el número de invitados o tener a mano una segunda botella por las dudas que la convocatoria tenga más éxito del esperado.

Cómo elijo los vinos?
Las catas se podrán tematizar según origen de los vinos, cepas, estilos, gama de precios o año de cosecha. Podemos decir que todo vale y sin duda es una forma muy divertida de aprender.
Lo ideal es contar en un principio con no menos de 3 etiquetas diferentes, de este modo se puede asegurar que la degustación dure un tiempo prudencial sin aburrir a los participantes. Con el tiempo y la práctica el número de etiquetas podrá ir aumentando según las habilidades del grupo.
Como ideas para las primeras reuniones se pueden proponer:

- 3 diferentes cepas tintas (o blancas) para identificar las características de cada una.
- Vinos de diferentes regiones y comprobar las diferencias de los terruños.
- Vinos criados en barrica versus vinos sin crianza.

Preparados, listos... ya!
Llegó el momento. Logramos reunir un lindo grupo de amigos y está por comenzar la primera degustación. Cada uno de los catadores está sentado frente a sus copas y el organizador comienza a servir los vinos, siempre deberá servir de izquierda a derecha y en el mismo orden para todos los participantes (así no se mezclan las muestras). Una vez que todos los vinos están servidos comenzará la degustación en el orden ya establecido: Vista-Nariz-Boca.

Finalizada la degustación de todos los vinos, será hora del debate y opiniones, pero a esta altura lo ideal será contar con una buena picada que acompañe el vino que más nos haya gustado mientras se agenda fecha para la próxima reunión.