10 errores garrafales con el vino

Vinos 19 de marzo de 2016
Beber vino es un placer, y con moderación, incluso saludable, pero a veces también puede ser un poco complicado
iStock_000021286429_Medium-1000x600

Hasta dónde debo llenar la copa, la temperatura ideal, ¿es verdad que es mejor un reserva que uno joven? Expertos nos dicen cómo degustarlo correctamente

Beber vino es un placer, y con moderación, incluso saludable, pero a veces también puede ser un poco complicado; sobre todo para aquellos que se inician en su consumo o aficionados esporádicos. 

Servirlo a una temperatura inadecuada, emplear copas no reglamentarias o combinarlo con comidas con las que no cuadra son errores que se cometen con frecuencia. 

Tres reconocidos expertos  dicen qué no debemos hacer (y cómo obrar correctamente) para disfrutar plenamente de la experiencia vinícola. Son: Guillermo Cruz, sumiller de Mugaritz, en Rentería, Guipúzcoa (dos estrellas Michelin y sexto mejor restaurante del mundo en 2015) y Mejor Sumiller de España 2014; el sumiller Iván Martínez, Nariz de Oro 2014; y Alicia Estrada, autora del libro Los 100 mejores vinos por menos de 10 euros. 

ERROR Nº 1: UN VINO MÁS CARO SIEMPRE ES MEJOR

Lo desmiente Alicia Estrada: “Hay vinos caros excepcionales y vinos por debajo de 10 euros también excepcionales. Mucha gente me dice que ha probado uno de los caros y le ha decepcionado. Y era excepcional. Creo que tenemos que comprar los vinos que podemos y sabemos disfrutar. 

ERROR Nº 2: SIEMPRE ABRO LA BOTELLA MEDIA HORA ANTES

No le estarás haciendo ningún mal a su contenido, pero tampoco le aportará beneficios. Si sospechas que el vino necesita abrirse, descórchalo con varias horas de antelación o somételo a un decantado o un jarreo (un decantado vigoroso). “El porcentaje de oxígeno que influye en la capacidad de esa botella de 75 cl es muy reducida”, explica el somelier Iván Martínez, Nariz de Oro 2014. 

ERROR Nº 3: LLENO LA COPA HASTA ARRIBA

Iván Martínez recomienda llenarlas “siempre menos de la mitad. Por muchos motivos: porque el vino se calienta porque si la llenas hasta arriba no puedes mover la copa para sacar más expresión al vino. Además, a la hora de ingerirlo se dosifica mejor y no te llena tanto la boca”.

ERROR Nº 4: LO SIRVO EN VASO

Puede que beber agua en una copa bordelesa resulte muy chic; hacerlo al revés —ingerir vino en un vaso de agua— denota ingenuidad. “Una copa de vino con cierta altura y que el balón tenga un diámetro es vital para que el vino al moverlo se oxigene y volatilicen todos sus aromas”, aconseja Iván Martínez. El tallo de la copa permite cogerla sin tener que poner los dedos a la altura del vino, calentándolo.

ERROR Nº 5: UN RESERVA SIEMPRE ES MEJOR QUE UN VINO JOVEN

Según Alicia Estrada la barrica aporta sabores y aromas, de los que los vinos jóvenes carecen, pero muchos de estos ofrecen frutosidad, frescura y un toque más moderno. Si se les aplica el proceso de maceración carbónica, pueden ganar en intensidad de sabor y color.

ERROR Nº 6: SI SE ROMPE EL CORCHO, LO EMPUJO HACIA DENTRO

Además de antiestético, un corcho desmenuzado nadando en el vino condena a este a un sinfín de incómodas partículas. “Hay que intentar sacarlo como sea”, advierte Alicia Estrada. “En vinos muy viejos, el corcho se ha podido degradar por el paso del tiempo. También puede indicar que el vino está también degradado hay a que servirlo con un colador para que no pasaran esas partículas.

ERROR Nº 7: SOLO BEBO VINO TINTO (O BLANCO)

Hay devotos del tinto que desprecian la ligereza del blanco; también quienes no se salen de un blanco fresquito. Combinar una comida con el vino idóneo no solo es algo que agradecen nuestras papilas, sino que mejora la comida y el vino. “Los blancos siempre cuadran mejor con los pescados y entrantes ligeros porque no tienen taninos, son más acidos; y los tintos van muy bien con carnes. Aquí nunca fallamos”.

ERROR Nº 8: SI ESTÁ CALIENTE, ¡LE ECHO HIELO! 

“Detrás de cada botella hay un trabajo maravilloso, una filosofía, alguien que está todo el año esperando a hacer esa vendimia. Casi es preferible aguantar cinco minutos más el vino en la nevera que echarle un cubito de hielo. Pierdes el equilibrio del vino”, lamenta Guillermo Cruz.

ERROR Nº 9: CAMBIO DE UN VINO A OTRO EN LA MISMA COPA

Genial, pero antes de verter el nuevo no olvides efectuar lo que se conoce como envinado: enjuagar la copa con unas gotas del vino que nos vamos a servir. “Si se va a utilizar la misma copa para tomar varios vinos hay que envinar”, explica Guillermo Cruz. Obviamente no te bebas esa pequeña cantidad: descártala y estarás listo para disfrutar del siguiente caldo.

ERROR Nº 10: LO QUE ME SOBRA, LO CONSERVO A TEMPERATURA AMBIENTE

A veces sucede que abrimos una botella y no nos la bebemos entera. Si tenemos pensado consumirla en uno o dos días, mejor guardemos la botella en el frigorífico. Guillermo Cruz aconseja “Sacarla con tiempo para que no esté fría cuando la vayamos a servir. Aunque mejor pecar de fresco que de caliente”.

Fuente : El País