Diferencias entre Champenoise y Charmat

Vinos - Diccionario del vino 30 de diciembre de 2021
Todo sobre los dos métodos mas usados en la elaboración de espumantes
champagne-brindis-1577451957

Los espumantes son un mundo aparte dentro de la vitivinicultura, les proponemos conocer más sobre los dos métodos más famosos de elaboración de espumantes: Champenoise y Charmat. 

El Champenoise es el método tradicional de elaboración en la región de Champagne, en Francia, mientras que el Charmat suele ser más utilizado para la elaboración de espumantes en el Nuevo Mundo. 

A continuación, conozcamos todo sobre ambos métodos. 

¿Qué y cuáles son los métodos de elaboración de espumantes?

Alrededor del mundo existen distintas formas de elaborar vinos espumosos. Sin embargo, las dos más famosas son el método Champenoise y el Charmat. Ambos métodos difieren en una etapa fundamental de la elaboración: la segunda fermentación, durante la cual se generan las burbujas en el vino. 

Mientras que en el método Champenoise la segunda fermentación se lleva a cabo en el interior de la botella, en el Charmat se realiza en tanques de acero inoxidable, previo al embotellado del espumante. Por lo tanto, ambos resultan en dos estilos de vinos muy diferentes entre sí.

Características de cada método de elaboración


Método Champenoise o Tradicional
Esta etapa del proceso de elaboración comienza con el vino base y el licor de tiraje (elaborado con azúcar y levaduras) embotellados, cerrados con tapa corona y en posición horizontal. 

Utilizando este método, las botellas permanecen en la bodega a una temperatura constante de entre 12 y 14°C por un tiempo mínimo de nueve meses, que se puede extender hasta los 6 años. A este período que el líquido pasa en contacto con las borras de sus propias levaduras se lo denomina “tiempo sobre lías”, y durante este lapso de maduración, el espumante no sólo irá integrando el gas carbónico, sino que además irá ganando en cremosidad, en volumen, en aromas y en sabores a levaduras hasta llegar al estilo deseado.

Luego de la formación de la espuma, las levaduras deben ser eliminadas para lograr un espumante completamente limpio. Entonces, las botellas son colocadas en pupitres para luego realizar el removido dentro de giro pallets, contenedores que giran las botellas imitando los movimientos que en el pasado hacía la mano del hombre para lograr que las levaduras se deslicen hacia el cuello de la botella. 

Luego llega el “degüelle”, en el que se congela el pico de la botella junto con las levaduras depositadas en él, y a continuación, se la destapa para que su presión interior las expulse naturalmente. 

Método Charmat

Es un método creado en 1916 y llamado así en homenaje a su creador, el ingeniero francés Jean Eugène Charmat. En este caso, el vino base y el licor de tiraje se unen en tanques de acero inoxidable y luego se trasladan a los de toma de espuma, totalmente herméticos, con control computarizado de temperaturas entre 12 y 14°C, y preparados para resistir la presión que genera el gas carbónico originado en esta segunda fermentación. 

Dentro de los tanques, el vino base en constante movimiento mantiene las levaduras en suspensión, favoreciendo su intercambio con ellas, que le otorgan leves notas de sus descriptores característicos (desde pan fresco hasta un tostado incipiente), cremosidad y algo de volumen.

Una vez terminada la segunda fermentación, el espumante se conserva en contacto con las borras de las levaduras durante el tiempo que exija el estilo que se busque para el producto final, con un mínimo de un mes. Finalizado este proceso, el vino se estabiliza a -3°C y tras ello pasa por una centrífuga para eliminar los sedimentos. Por último, hay que embotellarlo en líneas completamente presurizadas para mantener sus burbujas características.

¿Cómo reconocer cada método en los espumantes?

Al igual que los métodos de elaboración, los espumantes que dan como resultado también son distintos entre sí. 


En el caso del Champenoise, al ser mayor la superficie de contacto entre el vino y las levaduras, se generan aromas secundarios propios de la fermentación: pan tostado, brioche, turrón, torta especiada, café, vainilla y chocolate blanco. Son ejemplares muy finos y complejos. 
En el Charmat, como la superficie de contacto entre el vino y las levaduras es menor, se conserva más la frescura e intensidad de la fruta del vino base.Este tipo de espumantes tiende a mantener las notas cítricas, frutales y florales, sumando luego de unos meses sobre lías el pan fresco y las notas a repostería, logrando un perfil armonioso, cremoso, redondo y fresco.

¿Qué países utilizan cada método?

En Francia, los Champagne son elaborados a partir del método Champenoise, mientras que en Italia el clásico Prosecco se hace con el método Charmat.