Cervezas, espirituosas y vinos: encontronazos por los nuevos impuestos

Las marchas y contramarchas del proyecto, con subas y bajas de alícuotas, disparó peleas entre empresas y presiones a los legisladores.
Sysw0Iw0-_930x525

Las idas y vueltas con las alícuotas de los impuestos internos a las bebidas alcohólicas se transformó, como era previsible, en un frenesí de reclamos de los sectores involucrados que, al límite de que la reforma tributaria sea convertida en Ley por el Congreso, derivó, también, en peleas entre las propias empresas, según de dónde provengan.

Por el lado del vino -que lograron atravesar la discusión sin cambios de alícuotas luego de la fuerte presión de las provincias viñateras y las propias bodegas- difundieron un informe donde defienden tanto que no se aumente la presión fiscal sobre el sector como que sí se la aumente para las otras bebidas alcohólicas.

En ese sentido, citaron un trabajo del Observatorio Vitivinícola Argentino, donde afirman que “mientras los principales países productores vitivinícolas tienen una diferencia de 34 puntos porcentuales entre los gravámenes que aporta el vino y la cerveza, en Argentina la diferencia es de solo 8 puntos. A su vez, las bebidas espirituosas aportan 20 puntos porcentuales más en la Argentina, mientras que en los países líderes la distancia es de 47 puntos más.”

En las últimas horas la industria cervecera (la nueva alícuota salta del 8% del 17%) cargó directamente contra la vitivinícola, advirtiendo que de aprobarse el nuevo esquema impositivo el Gobierno retrocedería sobre la justificación de que los impuestos a las bebidas alcohólicas se aplicaban desde una perspectiva no solo recaudatoria, sino de cuidado de la salud de la población.

“Lo que va a ocurrir es que al poner al vino en un precio más competitivo frente a la cerveza, la población consumirá más alcohol, y no menos” dijeron en el sector cervecero. También, que se ponen en riesgo 9.500 puestos de trabajo por la caída de producción que imaginan por una menor demanda de cerveza. En una solicitada señalaron, además, que el aumento de los precios llevará a que del valor que se pague una botella de cerveza, 58% estará explicado por impuestos.

Desde la Federación Argentina de la Industria de Bebidas Espirituosas (la alícuota sube del 20 al 29%) señalaron que la reforma tributaria “está siendo tratada más según los intereses propios de los sectores involucrados y donde los más fuertes prevalecen sobre los más débiles, perdiéndose completamente de vista los objetivos económicos y saludables que originalmente perseguía esta Ley”. Y en ese sentido reclaman que la discusión vuelva a fojas cero..

Fuente : Clarin

Te puede interesar