Maridaje y servicio

Pinot Noir
Pinot-Noir

El pinot noir es una de las cepas más versátiles, excepto con comidas pesadas y de sabores extremadamente intensos, va con todo.


Su refinada frescura se destaca especialmente junto a comidas de estación, elaboradas con ingredientes orgánicos en preparaciones livianas y procesos naturales.
Es ideal para acompañar carnes blancas, de sabores delicados, que se complementan especialmente bien con las cualidades aromáticas del pinot noir. Por ejemplo, pollo, pavo, codorniz; aves de caza, como perdices, patos y faisanes;  y pescados, como atún, salmón y algunos de aguas dulce.
También es un aliado de lujo para quesos semi-blandos, como el Brie, el Comté, el Epoisses y todos aquellos que se producen típicamente en Francia en denominaciones de origen alrededor de la Borgoña.

Temperatura de servicio

El pinot noir, a pesar de ser técnicamente un vino tinto, por su ligereza y elegancia, tiene una presencia en boca similar a la de un vino blanco, por eso debe servirse idealmente a una temperatura intermedia de aproximadamente 14°C, que puede variar en más o menos 2°C, dependiendo de su origen y la intensidad de sus taninos.

Copa


Las copas ideales para vinos con taninos moderados, que se destacan por su frescura y acidez, como el pinot noir, son las llamadas copa Borgoña.
Su forma conduce el vino hacia la punta de la lengua acentuando su carácter frutal y equilibrando su acidez natural.
Su amplitud, por otro lado, ofrece a los grandes vinos el espacio suficiente para respirar y para expresar al máximo la complejidad y elegancia de sus delicados aromas.

Te puede interesar