La mejor bebida para el sexo

¿Quieres saber cuál es la dosis ideal para el amor? Presta atención a todo lo que te comentamos en estas líneas
wine_sex

De entre todas las bebidas alcohólicas se considera el vino tinto como uno de los mejores afrodisíacos para el amor, pero si te pasas un poco, el alcohol puede volverse letal para tu deseo sexual (no eres el único que se ha pasado de la raya y luego ha tenido una mala experiencia entre las sábanas). ¿Quieres saber cuál es la dosis ideal para el amor? Presta atención a todo lo que te comentamos en las siguientes líneas.

Tras tomar el primer sorbo, empieza a desarrollarse el efecto inicial del alcohol, uno de los mejores "lubricantes sociales" del mundo. Nos sentimos más sueltos, abiertos y mucho más relajados. El alcohol nos aporta el valor del que tanto se habla, y es así como muchos de nosotros tenemos más éxito cuando conocemos a alguien en un bar que en cualquier otro lugar. En este estado inicial, nos sentimos más seguros a la hora de arriesgarnos, lo que incluye también hablar con la persona atractiva que deseamos.

La mayoría de las personas afirma que el momento de mayor placer es cuando nos hemos tomado una o dos bebidas. En este nivel, el alcohol estimula los receptores del cerebro y la sensación de mareo, náuseas e incluso depresión, que pueden darse al pasarnos con el alcohol, no anulan ese ligero zumbido y esa sensación de calor. Es también en este ligero nivel de ingesta de alcohol en el que actuamos de la mejor manera (beber y conducir no son las únicas cosas que deberías evitar cuando en una borrachera).

Y a pesar de que todo el alcohol en moderación ayuda un poco cuando entramos en el terreno del placer y deseo sexual, ninguna bebida tiene más beneficios que el vino tinto, tanto para hombres como mujeres.

En el caso de las mujeres, el vino tinto hace más pronunciado el deseo sexual que otras bebidas, al menos según un grupo de investigadores italianos que descubrieron que los componentes del vino mejoran los niveles de deseo sexual en las mujeres. También revelaron que el vino tinto incrementaba específicamente el flujo sanguíneo a las zonas erógenas femeninas, lo que llevaba a un incremento del deseo sexual.

No obstante, los investigadores también han resaltado que después de una copa o dos empiezan a presentarse los otros efectos negativos del alcohol, lo que lleva a una experiencia menos placentera. La clave, según parece, es la moderación.

En el caso de los hombres, tomar una o dos copas no sólo incrementa el flujo sanguíneo a las zonas esenciales, sino que el vino tinto también parece incrementar los niveles de testosterona de la sangre, una hormona necesaria al hablar del apetito y la excitación sexual masculina. Normalmente, el cuerpo de un hombre se libra de las testosteronas cuando una enzima llamada UGT2B17 adjunta moléculas específicas a la testosterona, permitiendo al cuerpo identificarla y liberarse de ella a través de la orina.

Pero cuando consumimos una copa de vino tinto, un componente del vino, llamado quercetina, bloquea la enzima y hace que el cuerpo no la expulse, y por consiguiente se incrementan los niveles de testosterona en la sangre. No obstante, del mismo modo que pasa con las mujeres, beber demasiado puede tener el efecto contrario y disminuir el nivel de testosterona y el deseo sexual.

Por lo tanto, en lo respectivo al alcohol y el sexo, la mejor receta es abrir y fraccionar una botella de tinto con tu pareja. Dos copas es la cantidad perfecta para que experimentéis los efectos positivos que la combinación vino-sexo puede ofrecer, con una posibilidad muy baja de que se produzcan efectos negativos.

Fuente: Vinetur

Te puede interesar