¿Hay países productores de vino que tienen impuestos especiales para esta bebida, como dijo Dujovne?

Verdadero, pero .....
vino9_0

Las naciones mencionadas por el ministro (Chile, Estados Unidos y Francia) tienen impuestos internos a esta bebida alcohólica. Pero la situación argentina es particular comparada con esos países por la falta de subsidios planificados y su alto consumo interno.

En el contexto de las reformas anunciadas por el Gobierno nacional, el ministro de Hacienda de la Nación, Nicolás Dujovne, se refirió durante una entrevista con el diario La Nación al proyecto de reforma tributaria y al polémico impuesto al vino, que finalmente no será aplicado. Al respecto, comparó sobre esta bebida: “En Chile está gravado, en Estados Unidos también. Hay un par de países productores que no lo gravan, como España e Italia, pero sí Francia”.

Hacienda propuso que los impuestos internos para el vino y la sidra aumentaran en tres años del 0% actual al 10%, mientras que para los espumantes (como el champagne y la sidra) pasaran del 0% al 17%,también en tres años. Igualmente, ayer el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo (Cambiemos), informó luego de una reunión privada con el presidente de la Nación, Mauricio Macri, que el Gobierno nacional dará marcha atrás con los aumentos de este impuesto. En este sentido, ¿qué sucede en otros países?

Según datos sobre consumo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) -organización que agrupa a 35 paísesdesarrollados de todo el mundo, y que en Latinoamérica incluye a Chile y México pero no a la Argentina-, dentro de las naciones productoras de vinose aplican impuestos en Francia (2° productor mundial), Estados Unidos (4°), Australia (5°) y Chile (8°). Sudáfrica, séptimo productor mundial, está fuera del grupo de la OCDE pero también grava al vino.

Por otro lado, los países libres de impuestos en materia de vino son: Italia (1° productor mundial), España (3°), Argentina (9°) y Alemania (10°). Es decir que los datos sustentan los dichos de Dujovne.

Sin embargo, a la hora de hablar de impuestos, los países mencionados por el ministro presentan diferencias en cuanto al mercado de vino en comparación con la Argentina. Chequeado consultó al Ministerio de Hacienda para esta nota pero no obtuvo respuesta.

“Los grandes países productores no sólo no gravan o gravan poco, sino que además tienen altos subsidios a la producción”, explicó a este medio Sergio Villanueva, gerente de la Unión Vitivinícola Argentina. Según datosde la OCDE, Italia, Francia y España, los tres principales productores de vino de Europa, reciben la mayor cantidad de subsidios por parte de la Unión Europea. “Esto incide fuertemente en la cantidad, calidad y precio de las uvas de vino producidas en ese continente”, explica un informe de la Asociación Americana de Economistas del Vino.

En la Argentina, en 2016, el presidente Mauricio Macri anunció por única vez una línea de subsidios por $150 millones, aunque este monto es inferior a los recibidos por los países europeos: Italia, Francia y España recibieron en 2013 entre €280 y 350 millones cada uno por programas de apoyo nacionales, los cuales se mantuvieron en la última década debido a encuadrarse en un programa de largo plazo.

En América Latina, también la situación de Chile es muy diferente: a pesar de que el Estado chileno aplica un impuesto al consumo de vino, este no afecta tanto a los productores ya que, a diferencia de la Argentina, el 80%de lo que produce el país limítrofe se exporta, dejando muy poco para el mercado interno. En nuestro país sólo se exporta el 17% de lo producido, con un consumo interno per cápita mucho más grande que el chileno.

Un posible impuesto al consumo interno afectaría mucho más a los productores locales que lo que ocurre actualmente en Chile, por las diferencias entre los mercados”, explicó Villanueva. En Australia el panorama es similar a lo que ocurre en Chile: alrededor del 60% de lo que produce el país de Oceanía se exporta, por lo que estos impuestos influyen menos en la producción.

En Estados Unidos hay impuestos federales, que van de uno a tres dólares por galón de vino (lo que equivale a casi cuatro litros), pero los estados también cuentan con distintos impuestos al consumo. Si bien en todos está gravado el vino, California, el principal productor (en 2016 fabricó cerca del 85% del vino estadounidense), es el estado que menor impuesto interno tiene con US$ 0,20 por galón.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó en un informe general de 2010 como estrategia para bajar el consumo nocivo del alcohol “establecer un régimen de impuestos nacionales específicos (…) que puede tener en cuenta, si procede, el contenido alcohólico de la bebida”, aunque no se refiere específicamente al vino. Desde el Gobierno de Mendoza afirmaron que el consumo de vino per cápita en la Argentina está “muy por debajo de los valores de riesgo para la salud”.

En términos de producción de vino, la Argentina mostró en 2016 sus peores indicadores desde 1995, primer año con datos. Según la organización Wines of Argentina (Vinos de Argentina), la baja cosecha de 2016 se debió principalmente al cambio climático y a la corriente de “El Niño”, que generaron excesivas precipitaciones y temperaturas moderadas, provocando un retraso en la madurez de la cosecha y una baja producción. Este declive se profundizó, pero ya venía cayendo desde el 2014. Entre ese año y el 2016 la producción cayó casi 40 por ciento. En contraposición, Chile incrementó su producción en los últimos 20 años un 7% promedio anual.

Fuente: chequeado 

Te puede interesar