Europa se enfrenta a una de las cosechas más bajas de su historia

Las nuevas cifras publicadas por el Copa y la Cogeca en Bruselas revelan que la vendimia 2017 en la UE alcanza uno de los niveles más bajos que se recuerdan, para situarse en aproximadamente 145 millones de hl, debido esencialmente a las condiciones meteorológicas adversas y los efectos del cambio climático
vendimia_francia2

Ángel Villafranca, presidente de Cooperativas Agro-alimentarias y vicepresidente del Grupo de Diálogo Civil "Vino"; y Thierry Coste, presidente del Grupo de Trabajo "Vino" del COPA-Cogeca, que agrupa a las organizaciones de productores y sus cooperativas en la UE, presentaron en rueda de prensa el 10 de octubre sus estimaciones de vendimia.

Ambos señalaron que la actual campaña vitivinícola 2017/18, con unos 145 millones de hectolitros, aproximadamente, presenta "uno de los niveles más bajos de producción que se recuerdan", debido esencialmente a las condiciones meteorológicas adversas y a los efectos del cambio climático.

El presidente del grupo de trabajo Vino del Copa-Cogeca, Thierry Coste, destacó en la rueda de prensa celebrada ayer que “Este año, nuestros viñedos se han visto gravemente afectados por el impacto del cambio climático y condiciones meteorológicas adversas como las heladas y las sequías; y se estima que la vendimia será inferior en un 14 % a la registrada el año anterior.

Esto ha resultado en una cosecha precoz en toda Europa; muchos productores han realizado su cosecha 2 meses antes que la media. Francia e Italia son los dos países más afectados; en Francia, la vendimia alcanzará un nivel históricamente bajo de 37 millones de hl como máximo, lo que supone un descenso del 18% en comparación con el año anterior. En Italia, se estima una producción en unos 40 millones de hl, es decir, una disminución del 26% respecto al año 2016. La producción española se prevé en unos 36 millones de hl, registrándose por tanto, un descenso del 20% en comparación con el nivel registrado el año anterior. Portugal es el único país donde se produce un aumento del 10% respecto a 2016.”

“Sin embargo, se espera que la calidad de la uva sea muy buena en toda Europa y, desde luego, permitirá obtener un vino excelente. También se prevé un aumento de los precios, pero éste no será suficiente para compensar a algunos productores por las pérdidas sufridas. Los productores necesitan disponer de un mejor sistema de seguro. Los cambios propuestos en la herramienta de estabilización de renta en el Reglamento Ómnibus de la UE deberían ayudar, puesto que permitirán activar la ayuda cuando las pérdidas de renta en las explotaciones sean inferiores al 20 % y no al 30 %”, ha añadido.

El grupo de trabajo Vino del Copa y de la Cogeca está trabajando también en una respuesta constructiva a la intención de la Comisión Europea de proporcionar información nutricional a los consumidores, ” ha concluido todavía.

Fuente: Vinetur

Te puede interesar