Como usar un decantador de vino

Vinos 14/01/2017
El usar un decantador para decantar un vino contribuye a evitar que los posos depositados a lo largo del tiempo puedan oscurecer la claridad y brillantez del vino. Al decantar vinos varias horas antes de servirlos, el vino tiene la oportunidad de desplegar y conseguir un desarrollo que normalmente exigiría años de crianza.
como-usar-y-elegir-un-decantador-de-vino

A continuación, algunas instrucciones para usar un decantador de vino en función del tipo de vino y la edad de éste.

¿Para qué sirve un decantador?

•    Decantador para vinos tintos jóvenes: Los grandes vinos tintos jóvenes, concebidos para la conservación, necesitan muchos años para desarrollarse y entregar toda su sutileza, elegancia y riqueza. Al introducirlo en la jarra se acelera la maduración del vino haciéndolo pasar a un estadio mucho más desarrollado en pocas horas. Dentro del decantador, el vino se oxigena. El decantador ideal: para favorecer un contacto importante entre el vino y el oxígeno, tendrá una forma achatada con base ancha o una forma horizontal, tipo pato.

•    Decantador para vinos tintos maduros: Un vino tinto añejo que ha pasado muchos años en la botella, ha alcanzado una complejidad y una plenitud que deben llegar intactas al catador. Un depósito natural constituido por taninos y antocianos (pigmentos coloreados del vino) debe ser eliminado antes de servirlo. Paralelamente se han formado notas de reducción y hay que permitirles volatilizarse. La decantación consiste en trasvasar delicadamente el vino desde su botella original hasta el decantador, con un gesto lento y constante. El decantador ideal : posee un cuello fino y una base bastante estrecha que limitarán la oxidación del vino, al tiempo que permiten evacuar las notas de reducción acumuladas en el transcurso del envejecimiento en la botella.

•    Decantador para vinos blancos: Dada su naturaleza bastante frágil, los vinos blancos deben tratarse con delicadeza. Un ligero removido afinará su pureza aromática preservando al mismo tiempo su frescor. El decantador ideal : posee una base con diámetro bastante restringido que limitará la superficie de contacto con el aire. Un cuello estrecho evitará la disipación de los perfumes y preservará el vino de una oxigenación excesiva en el momento de verterlo en el decantador.

Tiempo de permanencia en el decantador

•    Para vinos tintos jóvenes: De una a cuatro horas antes del servicio según la personalidad del vino (tanto más largo cuanto más joven y tánico sea el vino).

•    Para vinos tintos maduros: Para respetar la fragilidad de los vinos maduros, la decantación se efectuará justo antes del servicio, teniendo cuidado de evitar los choques térmicos (botella y decantador estarán a temperatura idéntica).

•    Para vinos blancos: De 15 minutos a una hora antes de servir. Los caldos prestigiosos y los vinos licorosos quedarán realzados con una o dos horas dentro del decantador. Los vinos con carácter oxidativo, como el prestigioso “Vin Jaune”, se entregarán tras medio día en el decantador.

¿Cómo limpiar un decantador?

Después de cada uso, enjuagar el decantador con agua bien caliente, evitando no obstante los choques térmicos. A continuación, escurrirlo boca abajo. Existen accesorios que permite realizar fácilmente esta operación.

Fuente: http://www.alrededordelvino.com

Te puede interesar