¿Cuándo comprar un vino en una vinoteca y cuándo en un supermercado?

Vinos 20/11/2016
¿Siempre es mejor comprar un vino en una vinoteca que en el supermercado?...y si…de hecho, en este mismo medio siempre lo recomendamos. Pero como toda regla, tiene su excepción, y lo que veremos en la presente nota, es en qué casos conviene elegir una opción o la otra.
mueble-exibicion-diseno-vinos-vinoteca-madera-comercio-21364-mla20207753018_122014-f

El principal factor que diferencia a las vinotecas de casi la totalidad de los supermercados es el cuidado que se le brinda a las botellas: la gran mayoría de los vinos de gama media-alta se encuentran acostados, protegidos de rayos solares y en un perfecto reposo, cosa que no sucede en los supermercados por una cuestión de espacio y de exhibición. De hecho en varios casos, las vinotecas tienen un ejemplar de cada vino a la vista, y los demás guardados.

El otro factor, es el asesoramiento que podemos llegar a hallar en las vinotecas, ya que se dispone de personal especializado para atender las consultas o los requerimientos de los clientes. Esto obviamente no existe en los supermercados. La vinoteca es uno de los ámbitos por excelencia de los sommeliers, que justamente se preparan para asesorar al público ante la compra de alguna botella y brindar las explicaciones del caso.

Además, en las vinotecas se pueden encontrar particularidades extras, como degustaciones de distintos vinos de gama media-alta en diferentes días, que posiblemente estén en promoción por alguna acción especial que realice determinada bodega, con lo cual tenemos la oportunidad de probar allí mismo el vino antes de comprarlo, asegurándonos que será compatible con nuestros gustos, y dejando de lado el muchas veces peligroso factor sorpresa.

Ya solamente con los dos factores protagónicos citados, cae de maduro que la mejor opción para adquirir una botella de media-alta gama, es definitivamente la vinoteca. ¿Pero que pasaría si lo que vamos a comprar es un vino de consumo masivo…un vino mas “corriente”? Acá la situación puede cambiar, fundamentalmente por la alta rotación que tienen esos productos, que generalmente están poco tiempo en la góndola.

Es este un caso donde no solamente puede dar lo mismo ir a una vinoteca o a un supermercado, sino que tal vez la segunda opción sea mejor, gracias a las promociones que suelen existir, a raíz de los grandes volúmenes de vino que adquieren los supermercados, lo que les hace obtener precios especiales, cosa con las que las vinotecas muchas veces no pueden competir (dentro de ese segmento, claro está).

Y exactamente por ser ejemplares que permanecen poco tiempo en las estanterías, no es relevante la posición en la que se ubiquen o el sector donde se coloquen, ya que rápidamente son comprados. Por eso, este caso posiblemente sea la excepción a la regla general, siempre desde el punto de vista del beneficio económico del consumidor, obviamente. Y como los supermercados eso lo saben, difícilmente podamos toparnos allí con una promoción de vinos de media-alta gama (por lo menos en Argentina).

Pero así y todo, debemos tomar ciertos recaudos al momento de comprar un vino en un supermercado, que no son necesarios de hacer en una vinoteca (a excepción de quitar la cápsula para chequear el estado del corcho en el caso de tratarse de un vino añejo, entendiendo por esto aquellos vinos que superen los diez años desde el año que figura en la etiqueta o contra-etiqueta). Y esos recaudos a tomar, son los siguientes:

- Nunca elegir la botella de delante de todo de la fila, ya que siempre es la que más expuesta está a la luz y al manoseo de otros clientes.

- Asegurarse que la botella no esté manchada con vino, porque si así fuese puede indicarnos que tuvo en su misma caja botellas rotas (o sea maltrato), o bien que esa misma botella tiene un defecto.

- Verificar el año de cosecha, porque muchas veces los supermercados tienen algunas cajas olvidadas en los depósitos que son sacadas a la venta con bastante posterioridad, y al tratarse de vinos de consumo rápido, generalmente están arruinados.

- Levantar la botella y observar a trasluz que el líquido no esté turbio, ya que es una “quiebra” frecuente que puede aparecer en vinos maltratados o descuidados.

Fuente: http://www.devinosyvides.com.ar/

Te puede interesar