“Que no te lo vendan con queso”

Los quesos y los vinos, como todo Matrimonio pasan por crisis, pero están lejos de separarse
afbeelding%20wine%20tasting

Cierto es que los vinos y quesos son una dupla histórica y trascendental, siempre y cuando sepas como emparejarlos para disfrutar de sus sabores, pero también existe un componente láctico en todos los quesos que al entrar en contacto con los vinos le dan ciertas estructuras de amabilidad a sus sabores, generando en boca sensaciones más dócil.

 

Los quesos se clasifican de acuerdo con el contenido de materia grasa y del extracto seco, también por su nivel de humedad o dureza, estas características deben ser conocidas por el consumidor antes de buscar el maridaje con el vino, pues así como se puede generar equilibrio de sabores también puede generar que resalte la acidez en los vinos.

 

En Europa y el viejo Mundo, se empezó a conocer una corriente del consumismo en donde dejan de lado la tradicional combinación de quesos y vinos.

 

Al parecer tiene que ver con una estrategia de los restaurantes para vender y hacer más amable el vino y en caso de presentar algún defecto, mala guarda o mal descorche, de esta manera sus características de defectuosidad se tornan menos notable.

 

Los vinos merecen ser tomados como a cada ser humano le guste, pero la elección es del consumidor no de quien se lo vende.

Te puede interesar