El Crítico de pantomima

“Para entender cómo se realiza una crítica de vinos, primero hay que saber mucho de la vida misma, ya que nuestras palabras se envuelven en las ondas globalizadas, y puede causar una gran construcción o un destrozo implacable en el producto… siempre se debe buscar la objetividad aunque sea Utópica”
y3mlboYh7pVHyIkx9smy1AW-gV4ATRRc2LHqoi4U5Mf7cDcou9B0uUDhEx6IaCz6_HbgJa6ikG4xBFrMEM1ltQO0rGsrnpo-dPJWhrBmvmNeAOb1th0tBWOgfteD9gE8JXGMAWybm5NqZD8HmJ5UbHJsDkUO8Ses-6LDJHnySgwDok?width=1024&height=665&cropmode=none

Los procesos de elaboración de un vinos suelen ser de gran sacrificio, desde la siembra, hasta la vendimia, o quizás desde mucho antes ya que preparar el suelo suele llevar por lo menos 8 años con suerte, es decir, si esta actividad se lleva a cabo, se hace con pasión, y a su par viene la mentalidad de negocio, pero sería imposible elaborar vinos sin el primer ingrediente de esta actividad… la pasión.


Cada vino representa una identidad, una cultura, una región, una impronta, es por eso que existe la diversidad en los productos.


En el mundo del vino existe los mismos problemas que existen en la sociedad, los soberbios conservadores no toleran la diversidad de los ejemplares, o se fundamentan con críticas destructivas.

Para ser un crítico de  la “tinta roja” se debe tener criterio objetivo y empatía, existe una masa que tienden a seguir esos Tips de criterios soberbios en donde utilizan técnicas agresivas para demostrar domino de conocimientos en el asunto, son patrones que se propagan en el tiempo y espacio pero siempre se encuentran en el centro del ridículo.

 

Salud! Por los vinos que no me gustan, pero no son feos, son distintos.

Te puede interesar