Cafayate, un paraíso en la altura

Turismo 22/07/2016
Emplazada entre viñedos y valles, esta localidad salteña es famosa por sus bodegas y vinos, principalmente del cepaje autóctono nacional: el Torrontés. Pero, además, son muchos los atractivos turísticos que la convierten en un destino inolvidable para todos los sentidos.
uxbL996

Asolo 183 kilómetros de Salta capital, recorriendo el paisaje de colores y quebradas que ofrece la Ruta Nacional Nº 68, se llega al asentamiento más importante de los Valles Calchaquíes:Cafayate.

Situada a 1.660 metros sobre el nivel del mar, esta localidad se destaca por la producción de vino Torrontés, un blanco aromático y delicioso que encontró en estas tierras su mejor expresión. Pero, más allá de las bodegas y sus prestigiosos ejemplares, hay mucho por descubrir en Cafayate.

Aquí presentamos 10 imperdibles de este maravilloso destino:

El Rancho: Frente a la plaza de Cafayate, es uno de los mejores lugares del país para comer empanadas. Recomendamos las regionales de queso acompañadas con un vino local.

Museo de la vid y el vino: Integrado a la Ruta del Vino, ofrece una muestra interactiva sobre la historia de la región, los viñedos en los Valles Calchaquíes y la impronta de sus vinos de altura.

La plaza: Es una de las más pintorescas del noroeste argentino. El mejor plan para antes de cenar en alguno de los restaurantes que la rodean es tomar un clásico Etchart Privado al aire libre, el primer Torrontés que se embotelló en la provincia de Salta.

Estancia de Cafayate: Es un alojamiento de lujo con un restaurante que combina cocina internacional con sabores regionales y un campo de golf de 18 hoyos diseñado por Bob Cupp.

Yacochuya: Es la zona más alta de Cafayate, donde nacen los vinos de altura. Se recomienda visitar la bodega boutique Domingo Molina que ofrece visitas guiadas, degustaciones y la posibilidad de comer junto a los viñedos.

Ruinas de Quilmes: En la provincia de Tucumán, pero a solo 40 kilómetros de Cafayate, se encuentra uno de los atractivos turísticos más importantes del noroeste argentino. Las ruinas de Quilmes pertenecieron a los indios calchaquíes, que se ubicaron sobre las laderas de las sierras y sobre el cordón Calchaquí. Recorrer sus fortalezas de piedra permite recrear una historia centenaria.

Quebrada de las Conchas: Con sus formaciones rocosas erosionadas, ofrece uno de los paisajes más impactantes de la región. Entre sus atracciones turísticas, las más importantes son el Anfiteatro y la Garganta del Diablo.

El Divisadero: Al sudeste del centro de Cafayate, a pasos de la confluencia de los ríos Lorohuasi y Colorado, se pueden observar antiguos asentamientos diaguitas y pinturas rupestres que datan de más de 500 años atrás.

El camino de los artesanos: Sobre la Ruta Nacional Nº40, a 133 kilómetros de Cafayate, tejedores al frente de grandes telares reciben a los turistas en los patios de sus casas. Los coloridos ponchos artesanales son uno de los mejores recuerdos de Salta para llevar de vuelta a casa.

Finca Las Nubes: Al pie del Cerro El Cajón, a 5 kilómetros de Cafayate, se encuentran los viñedos y la bodega de José Luis Mounier. Su galería con vista hacia los cultivos es ideal para almorzar delicias regionales acompañadas de una copa de Torrontés.

Fuente: http://www.cronista.com/

Te puede interesar