El Sommelier

Rodrigo Roberts Por
“No hay título que habilite a ser crítico, a ser objetivo, a tener un perfil docente, a ser un símbolo de simpleza y sencillez… aun que estos sean los pilares fundamentales de esta profesión hay muchos que carecen de ella” Rodrigo Roberts
y3mhNqcbMEccun8H13Mj7hkprJAJzrg1r-AUh0SuUmuqL7D-YXNGE_uANjUfKhR6TLPa3rHTKL3WTAw1g4skBpfQn8Bl_AD8-94xbaENIQ35HEedCZEsnU_JfezQOIt_tdFpwAOQJFCRfKRljfAoSPnplTdyHtsZzgvwYKM8yudbTM?width=1024&height=635&cropmode=none

Sommelier es una noción Francesa medieval que llegó a nuestra lengua.

Desde un principio este oficio se enmarcaba al servicio de vinos, trata de un especialista que recomienda a los comensales qué bebida escoger, ya sea en un restaurante, en un hotel, o vinoteca.

A partir del siglo XX esta actividad fue evolucionando, los Sommelier dejaron un de ser servidores de la corte Europea y la Alta burguesía, para transformarse en verdaderos comunicadores del mundo de la Viticultura, abriendo los campos sociales, para todos aquellos que estén interesados en adquirir conocimientos del mundo del vino, desarrollando una enorme corriente de formalización de la profesión en todo el mundo.

Aunque la evolución es notable, y en estos tiempos tan globalizados no sea tan extraño encontrar especialista de vinos en restaurantes, o periodistas involucrados con el vino, hay muchos profesionales o estudiantes de esta carrera que se olvidaron de los pilares de un sommelier, se destacan por ser bibliotecas andantes, repetidores de ideologías ajenas y soberbios de las una rigidez compuesta de tecnicismos, características que ensucian la profesión y nos hacen retroceder como sociedad, ya que cualquier oficio que tenga como objetivo COMUNICAR no puede carecer de sentido común empatía y sencillez.

Sommelier = comunicador, el resto es descartable.

Te puede interesar