Trucos para maridar con éxito tus postres

Gastronomía 01/06/2016
Combinar tus postres con vino es una de las mejores opciones para resaltar sabores y darte un gusto por partida doble.
5570cb6f2eccbs90505

Toma nota de estos consejos y luce tus mejores combinaciones al servirle el postre a tus invitados en casa o pedir algo delicioso en un restaurante.

Tartas: los vinos dulces como el Sauternes de Nourdeaux quedan muy bien con los postres elaborados a base de frutas y nueces. En el caso de las tartas y otros postres elaborados a base de cremas una opción de maridaje son los vinos rosados semi-secos y los espumosos.

Postres de chocolate: los pasteles y otros postres elaborados a base de chocolate pueden ser acompañados de vinos blancos dulces, vinos de licor y vinos dulces naturales. Muchos eligen la opción por excelencia para evitar cualquier error: el oporto.

Los licores y aguardientes para elaborar postres: los licores son utilizados para la elaboración de Biscuits o para hacer reducciones. Otras veces son utilizados para hacer helados. Algunos ejemplos son el aguardiente Poire Williams para las peras, el marrasquino para las cerezas, el Grand Marnier con la naranja y los cognacs y brandys para los postres a base de chocolate. En estos casos, recomendamos maridar el postre con el mismo licor con el que se ha elaborado el postre.

Las frutas escarchadas o desecadas como los higos, las pasas, los dátiles y los albaricoques van muy bien con vinos tipo Pedro Ximénez y con moscateles envejecidos.

Los frutos secos como las castañas, las nueces, las almendras, las avellanas, los piñones y los cacahuetes podrían combinarse con vinos generosos de sabor fuerte y persistentes.

Las frutas rojas y negras como cerezas, frambuesas, fresones y endrinas, se llevan muy bien con vinos tintos jóvenes, de colores más vivos y violáceos.

Los cítricos pueden acompañarse de vinos dulces con notas cítricas elevadas, como moscateles envejecidos.

Y, recuerda: a la hora de maridar es importante tener en cuenta el equilibrio entre los aromas de las frutas y los aromas de los vinos, así como el color de la fruta y el color del vino, que deben tener similitud.

Fuente: http://blog.uvinum.es/

Te puede interesar