¿Elegimos el vino por su etiqueta?

Frente a una estantería repleta de botellas de vino, ¿cuáles son los criterios del cliente para acabar comprando una u otra?
1622823

La lista de posibilidades es amplia: el tipo de vino, la crianza, la Denominación de Origen, la uva utilizada, el precio o la situación en la que se va a beber.

Todo eso está muy bien pero, en realidad, desde hace tiempo es un secreto a voces que la etiqueta juega un papel fundamental a la hora de escoger una botella en concreto.

Nombres con gancho, diseños originales, etiquetas coloridas, botellas que se salen de lo habitual para intentar destacar en el escaparate… Las bodegas hace tiempo que lo tienen claro, pero ahora un interesante estudio realizado por Wine.net viene a demostrar lo que posiblemente ya imaginábamos: efectivamente, la etiqueta es el factor que más pesa a la hora de la elección para la mayoría de clientes.

Concretamente, según las cifras que maneja este estudio de mercado, más del 80% de los encuestados reconoció que su elección puede verse condicionada por la etiqueta, situándose muy por encima de otros valores, como el precio del vino o su origen.

Aunque se trata de una encuesta realizada a una muestra reducida -2.000 consumidores de vino- y en Estados Unidos, las conclusiones no dejan de ser interesantes. A los participantes se les mostraron tres botellas de tinto y otras tantas de blanco, sin mencionar el precio ni más características que las que figuraban en la etiqueta.

En ambos casos, la imagen llevaba a pensar en un vino más clásico y de origen francés, otro más joven y moderno, y un tercero más difícil de etiquetar a primera vista pero con apariencia de ser algo original. En esas condiciones, 8 de cada 10 habló del color y diseño de la etiqueta como el factor determinantes a la hora de tomar su elección.

Por detrás se sitúa el precio aparente de cada botella -de nuevo algo en lo que la apariencia de la etiqueta y el nombre seguro que cuentan mucho- y el origen de cada uno de ellos. Aunque insistimos que se trata de datos que tampoco son directamente extrapolables al mercado español, el estudio arroja más detalles interesantes.

Por ejemplo que los hombres se decantan más por el tinto mientras que las mujeres no parecen tener hecha una elección a priori -se reparten entre tinto y blanco a partes iguales-, o que los bebedores de tinto están dispuestos a pagar más por una botella.

¿Eres de los que elige el vino por la etiqueta? Que no te de vergüenza reconocerlo porque está claro que no estás solo.

Fuente: Wine.net

Te puede interesar