Tragos preparados con bebidas dietéticas causan mayor ebriedad

La mezcla de una bebida alcohólica con otra bebida dietética puede agravar el efecto del alcohol en el consumidor
cocktail-715187_960_720

Un reciente estudio a cargo de científicos de las universidades de North Texas y Northern Kentucky, financiado por institutos gubernamentales que se dedican al cuidado y la prevención del abuso de alcohol, determinó recientemente un importante aspecto relacionado a los tragos y la coctelería.

Según este estudio, la mezcla de una bebida alcohólica con otra bebida dietética(bebidas que habitualmente utilizan un sustituto del azúcar) puede agravar el efecto del alcohol en el consumidor, si se compara con la consumición de la misma cantidad de alcohol pero mezclada con una bebida no dietética. Es decir, los tragos preparados con bebidas dietéticas causan mayor ebriedad.

El estudio

Para este estudio se tomaron en cuenta los resultados medidos en 16 consumidores, 8 hombres y 8 mujeres, que asistieron a tres sesiones, en cada una de las cuales se les dio en una dosis de bebida al azar, para que no supieran cuál de las bebidas estaban tomando.

Las dosis de las bebidas consistían en la misma cantidad de vodka (1.97 ml/kg) mezclado con la misma cantidad de gaseosa (3.94 ml/kg), aunque en una dosis la gaseosa era corriente y en la otra dietético. La tercera dosis consistía en una bebida “placebo”.

Para realizar las mediciones se controló el contenido de alcohol en la sangre, un indicador que resulta también afectado e influido por otros factores, tales como la comida.

Al medir el grado de alcohol en los participantes a través de este indicador también se evaluaron otros grados de intoxicación subjetivos, consultando a los consumidores, tales como el cansancio y las capacidades o la voluntad de conducir un vehículo.

Los resultados

Los resultados indicaron un valor más alto de alcohol en la sangre cuando el vodka es mezclado con bebidas dietéticas, aunque los participantes no mostraron diferencias importantes en sus comportamientos o sentimientos al beber las distintas mezclas.

Esto puede resultar un inconveniente dado que, mientras los resultados de beber bebidas no dietéticas dan valores amparados por la ley para conducir, la mezcla con bebidas dietéticas arrojan valores que superan el límite legal de alcohol en la sangre para conducir, al menos en los Estados Unidos. Esto puede abrir nuevos caminos para la elaboración de leyes más seguras en la materia.

La explicación que los investigadores brindaron respecto a este fenómeno observado es que el estómago da a las bebidas con azúcar un tratamiento como si fuera comida, lo que retrasa el vaciamiento del estómago, es decir, desaceleran la absorción del alcohol a la sangre; mientras que las bebidas dietéticas en realidad no aumentan el nivel de alcohol sino que la falta de azúcar favorece que el alcohol sea absorbido rápidamente por la sangre sin ningún impedimento.

Habitualmente, hay muchas personas  que prefieren sus tragos preparados con bebidas dietéticas, por lo que, a la luz de esta investigación, parece que deberán elegir entre sumar algunas calorías a su cóctel o sumar algunos grados de alcohol en su sangre. Si prima la responsabilidad, la primera opción suena más razonable.

¿Tú qué crees?

Te puede interesar