Corredores biológicos

Noticias 25/02/2016
¿Qué son? ¿Para qué sirven? ¿Qué aportan a las viñas?
bg_casablanca

En viticultura ecológica a menudo se usa el término de corredores biológicos. Hoy vamos a conocerlos más de cerca y aprender sus beneficios sobre las viñas.

Corredor biologico emiliana

Antes de comenzar, hay que tener en cuenta que este término no es solo aplicable a la viticultura, sino también a extensiones de bosque, donde se denomina corredor biológico al área que es utilizada para realizar una regeneración o recuperación mediante procesos biológicos de las grandes extensiones de bosques existentes y que han sido degradados a causa de la deforestación irracional de las extensas coberturas boscosas que en siglos anteriores se encontraban en su plenitud máxima con un ecosistema sostenible.

Una vez aclarado, pasamos a la viticultura. Los corredores biológicos no son más que carreteras floridas entre las viñas, un área ubicada dentro del viñedo en la que se siembran distintos tipos de pastos, leguminosas y especies florales, que generalmente parten de un bosque ripario o un acuífero por donde circulan multitud de insectos que vienen en ayuda de las viñas.

El objetivo principal de los corredores biológicos es lograr un cinturón de vegetación cercano al viñedo que contribuya a: incrementar la biodiversidad, la multiplicación de enemigos naturales, el potencial beneficio en el control de plagas y favorecer la circulación de insectos a lo largo del mismo.

En la búsqueda de la biodiversidad, el viñedo está rodeado de lavandas, mentas, romero, rosas, amapolas, ciruelos, melocotoneros, etc. Es decir, se establece un corredor en todo el perímetro del viñedo para obtener una provisión permanente de néctar, hospedaje y atracción por color y aroma de los insectos benéficos; estableciendo un equilibrio biológico y facilitando la autorregulación del viñedo.

corredor bio emiliana

Estos insectos benéficos serán atraídos por las flores, donde se alimentaran de su polen, mientras; los pastos y leguminosas van a contribuir a la tierra con nitrógeno y nutrientes.

Como bien sabemos, uno de los objetivos de la viticultura sostenible es la disminución del uso de pesticidas. Un pilar fundamental para ello es el aumento de la biodiversidad dentro del viñedo. Los corredores biológicos facilitan esta biodiversidad mediante el uso de cubiertas vegetales, que permiten reponer en alguna medida la variabilidad ecológica que existía antes de plantar un monocultivo, aportando a que los enemigos naturales de plagas tengan refugio y alimento durante toda la temporada. Los árboles nativos son parte integral de esta biodiversidad.

Por lo tanto, los corredores biológicos van a minimizar el impacto ambiental, creando un hábitat donde las plantas activas conviven junto a las parras, hospedando enemigos naturales para las posibles plagas que pueden afectar el cultivo.

De esta forma, los corredores biológicos aportan biodiversidad en el manejo de ecosistemas agrícolas estables frente a las plagas.

Fuente : Organic wine

Te puede interesar